Saltar al contenido

Lobezno, aventuras en el espacio interestelar

2 noviembre, 2017
Wolverine contra Galactus: saga The Great Scape

Todos los fans de Lobezno estamos sin duda de enhorabuena. La noche de Halloween del 2017,  nuestro mutante del factor curativo y las garras de adamantium tuvo una aventura en el espacio interestelar ¡Estuvo presente en la Estación Espacial Internacional!

En un divertido tweet publicado desde la cuenta oficial de la Estación Espacial, vemos como los astronautas celebraron la fiesta de Halloween disfrazándose de sus personajes favoritos.

¡Y cómo no podía ser de otra manera, había dos superhéroes entre los disfraces escogidos! Uno era Spiderman y el otro Lobezno, con el uniforme clásico amarillo y negro.

Sin embargo, no es la primera vez que Lobezno visita el espacio interestelar. A continuación os hago un resumen de algunas de las principales historias y líneas argumentales de Lobezno que tienen lugar en el espacio.

La primera aventura estelar de Lobezno: la saga del cristal M’Kraan y Fénix Oscura.

La imágen de Lobezno flotando en el espacio disparó algún resorte oculto en mi cerebro, y trajo a mi memoria uno de los clásicos más aclamados de los X-Men, que dió inicio a la saga de Fénix Oscura. Los más puristas quieren distinguir entre dos sagas: la saga de Fénix, en la que Jean Grey obquiere poderes cósmicos, y la saga de Fénix Oscura, en la que ésta se corrompe y acaba con la muerte de la Chica Maravillosa.

Fenix Oscura: saga de cómics de los X-Men
Fénix Oscura en los cómics de los X-Men

La saga, que se inició en el número 101 de The Uncanny X-Men guionizado por Chris Claremont y dibujada por John Byrne, comenzó con el viaje de todos los miembros de la formación de los X-Men a una galaxia distinta, a través de una puerta estelar abierta por Fénix. Esta saga continuó con la búsqueda del cristal M’Kraan, objeto sagrado del imperio Shi’ar, y en la que tras múltiples aventuras espaciales, se produjo la fusión de la entidad cósmica Fénix con Jean Grey.

Lobezno contra Galactus: The Great Scape.

Otra saga de los cómics de Lobezno ambientada en estrellas y galaxias es la que transcurre entre los números 133 y 138 (6 números) del volumen 2 de la colección propia de Lobezno: “The Wolverine”.

Titulada “The Great Scape”, nos trae entre otros un enfrentamiento sorprendente: Lobezno lucha contra el mismísimo Galactus, el devorador de mundos.

Wolverine contra Galactus: saga The Great Scape

En esta saga, Lobezno fue poseído por una proyección astral alienígena que habitaba su cuerpo para llevarlo de vuelta al mundo carcelario extraterrestre dirigido por el coleccionista.

Logan no quiso ir al principio, pero cuando vio el tamaño del mundo carcelario y los guardias de los coleccionistas decidió ayudarlos a liberarse. El problema era que el planeta tenía a los últimos sobrevivientes de sus planetas después de que Galactus se alimentara de éstos, y tenía un campo de fuerza oculto para impedir que Galactus localizara este lugar.

Lobezno  localizó el núcleo de poder y lo apagó incluso consiguiendo derribar y evadir a los guardias coleccionistas. Una vez desactivado el núcleo de poder, los prisioneros se rebelaron contra los guardias cuando comenzaron a evacuar el planeta prisión. El problema era que no había suficientes barcos para todos ellos y no todos los prisioneros se iban porque también atacaban a los guardias.

Al horror de Wolverine apareció Galactus, que comenzó a prepararse para consumir el planeta prisión. Lobezno junto con Uroc y los pocos guardias que quedan intentan organizar la evacuación y al mismo tiempo detener a Galactus atacándolo con naves de combate alienígenas, Galactus por supuesto ignora sus ataques sólo ocasionalmente disparándoles desde el cielo con una mirada y una explosión de energía.

Lobezno se dirige al convertidor elemental Galactus con la esperanza de destruirlo y detener a Galactus aunque sólo sea por unos momentos preciosos, el problema surge cuando las garras de hueso de Lobezno siguen rompiéndose sobre el metal alienígena. Lobezno se da cuenta de que es todo su culpa y que dejó al planeta entero deprimido porque seguía comportándose como si tuviera adamantium todavía, y que esto les iba a costar la vida a los alienígenas.

La entidad alienígena que inicialmente había poseído Wolverine decide intentar poseer Galactus y salta fuera de la nave. Para sorpresa de todos, parece que está funcionando ya que ambos seres están fascinados el uno con el otro, pero de repente Galactus reacciona y causa una retroalimentación psíquica que lastima a la chica alienígena y la noquea. Wolverine logra atraparla mientras se escapan en la última nave espacial dejando Uroc para destruir el convertidor elemental y darles tiempo para salir del planeta. Wolverine se da cuenta cuando escapan de que la chica alienígena no sólo está inconsciente, sino comatosa y mirando hacia atrás al planeta cuando salen al espacio, ve a Galactus alimentarse del planeta causándole aún más dolor, un vencedor haciéndose responsable de la muerte de un planeta entero y de varias razas.

Guardar